Recuperación post-parto

Durante las 40 semanas de embarazo, el cuerpo de la mujer ha cambiado progresivamente: el útero aumenta de tamaño, la barriga crece dando de sí la musculatura abdominal y la piel, los órganos abdominales y pélvicos se desplazan, la curvatura de la espalda se modifica, la arquitectura de la pelvis se desplaza, aumentan las reservas de grasa, el centro de gravedad cambia y también el patrón de marcha.

Sin embargo, tras el parto, el bebé, el líquido amniótico y la placenta desaparecen súbitamente, mientras que el cuerpo de la mujer sigue con todos los cambios ya que no ha tenido tiempo de readaptarse. Además, como consecuencia del parto puede tener molestias y desgarros en la zona del periné o las secuelas de una cesárea.

Esta “vuelta a la normalidad” es muy dura, ya que al contrario que ocurre durante el embarazo donde los cambios se producen de forma progresiva obedeciendo a las necesidades de espacio para alojar al bebé, tras el parto el cuerpo de la mujer está totalmente “descolocado”, ya que tiene todas las adaptaciones para albergar a un bebé de 40 semanas que ya ha nacido. Además, la recién estrenada mamá se encuentra muy cansada por la nueva situación.

Una vez pasada la fase de estabilización (la mal llamada cuarentena), cuya duración depende de cada mujer, surge la necesidad de recuperar la figura y el funcionamiento normal del cuerpo que debe readaptarse a la nueva situación. Sin embargo, el post-parto es un momento delicado en el que no se deben hacer dietas restrictivas ni grandes esfuerzos que podrían acarrean un prolapso de toda la musculatura pélvica.

En manos de un profesional, la vuelta a la normalidad será más rápida y te supondrá un menor esfuerzo de lo que piensas. Y todo con garantías de seguridad.

En Fisio at Home, no sólo nos preocupamos por la recuperación post-parto desde el punto de vista más estricto. Conocemos los problemas de las recién estrenadas mamás: los dolores de espalda de los primeros meses por amamantar y cargar al bebé, lesiones de hombro y antebrazo por cargar al niño de manera inapropiada… Por ello, además de tratar ese tipo de lesiones, tratamos de prevenirlas enseñando las posturas más adecuadas para amamantar, para cargar al bebé, portearlo…

Además creemos en la crianza con apego y sabemos las necesidades que tienen la mamá y el bebé de estar juntos. Por eso, siempre que es posible y si la mamá lo desea, puede recibir el tratamiento junto a su bebé, incluso amamantándolo. Realizamos programas de ejercicios junto con el bebé. De esta forma es mucho más fácil realizarlo para la mamá y el bebé se beneficia de un excelente trabajo de estimulación.  

Log in

create an account